¿PODRÁ LA TECNOLOGÍA SUSTITUIR LA INTERPRETACIÓN?

¿PODRÁ LA TECNOLOGÍA SUSTITUIR LA INTERPRETACIÓN?

Una invitación al debate universal en las páginas de AVINC
El tema puesto en el tapete para aportar distintos ángulos al complejo proceso de la Interpretación, Los Intérpretes y la Tecnología, tiene tantas aristas que prefiero quedarme en solo una invitación al debate entre nuestros lectores.
Tenemos dos herramientas a la mano: LA TECNOLOGÍA – LA MENTE HUMANA
Para ello, quisiera plegarme a la imagen que se pintó en mi mente cuando una vez me movía en el profundo tópico de la Lingüística. Comprendí que el lenguaje es solo parte de la cultura lingüística y determinante para los humanos. Dejo claro que la metáfora que traigo a estas páginas no nace de mí pero resulta muy esclarecedora.
 “Language is like an iceberg: the tip of the Iceberg is the overt part and the underwater part is the Covert part. The whole thing is immersed in a sea that is the linguistic culture in question”
H. Schiffman.
Veamos la punta del Iceberg.
Es lo que ve el ojo humano (en este caso el Oído).  Cómo procesa el oído una información que está siendo entregada apoyándose en imágenes. Muchas veces, el orador se ayuda con láminas, usando luz o textos escritos. Preguntémonos:
¿Acaso no es importante que ese lenguaje escrito quede integrado a lo que un intérprete entrega a la audiencia?
¿Acaso el puntero de un orador no está suplementando la información?
¿Acaso la postura del orador no es una manera de comunicar?
O… ¿el rostro no complementa con gestos la información?
Ahora les invitamos a sumergirse en el agua para observar el iceberg:   ¡Sorpresa!
Una cosa es la que vemos sobre el agua. Otra es la compleja información que encuentra su ancla en el cerebro oculto de ese iceberg, donde se procesa la información. Son las cuatro patas de la mesa las que sostienen la sonrisa de un Intérprete. Nos habla de la historia, de las raíces de las palabras para poder comprender, para saber que esperar de una cultura. Para poder procesar la información que nos da un “aparato traductor” y usarla y aplicarla en la justa medida.


Ahora bien, ¿puede la Tecnología aportar a la Interpretación?
¡¡¡Por supuesto que si!!! 
¿Se imaginan la inmensa producción de obras musicales que existen en el mundo con solo  siete (7) notas?  ¿Cuánto más hubiese podido componer Mozart, Chopin o Beethoven…por mencionar algunos si hubiesen tenido los programas computarizados a la disposición? ¡Gracias a Dios tenemos tecnología! La maravilla de diccionarios, los programas educativos que nutren nuestros estudios, información general, almacenaje de datos y tantos aspectos modernos y maravillosos que le prenden la luz a los intersticios de ese cerebro que permanece bajo agua. Lo que nos hace crecer dentro de la comunicación fiel y sobre todo justa. Y si nadamos bien, con el empeño del estudio, llegaremos a la otra orilla con una gran sonrisa y el gran logro: SOMOS INTÉRPRETES.
Por María Elena Pardi, miembro AVINC

1 Comment

  1. vanesa dice:

    Yo también creo como traductora y intérprete que todo la tecnología que se pueda inventar para ayudarnos es bienvenida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.